Los U17, un equipo con espíritu solidario y ganador

Los U17 de Ramos quedaron al borde de la hazaña en la final del Oeste de Febamba, la cual perdieron 61-58 en Ciudad Jardín ante AFALP en la última jugada del partido. Tamaño esfuerzo hicieron los chicos conducidos por Nahuel Curti que fueron ovacionados por todo el estadio y, pese al dolor inmediato por no haber podido coronar un gran año, se llevaron con orgullo la medalla de subcampeón a sus casas.

El director técnico de esta gran camada de jugadores reconoció el esfuerzo de sus dirigidos y agradeció poder estar al frente del plantel. «La primera sensación es de bronca porque en esa instancia uno quiere ganar y estábamos preparados para eso. El partido se dio de una manera que no esperábamos, pero después en frío y más calmo uno se va más conforme y tranquilo porque los chicos dieron todo, no se guardaron nada y, a pesar de que ellos tomaron una ventaja, se peleó de igual a igual, y tranquilamente nos podíamos haber llevado la final», explicó Curti tras la caída en AFALP, donde a Ramos le convirtieron un doble en el cierre que sentenció el resultado.

«El balance general del año fue muy positivo. Todo el camino y el proceso fue muy bueno tanto físico como en lo basquetbolístico y los chicos progresaron mucho desde que arrancó toda la temporada. Tenía muchas expectativas porque era un grupo que nos podía dar muchas cosas y se superaron. No esperaba la clasificación a un Pre-Argentino y participar contra los mejores equipos de Febamba», reconoció Curti, quien además es asistente técnico de Marcelo Travnik en el Torneo Federal.

Si bien no se pudo salir campeón, Curti destacó la importancia del proceso y cómo respondió el equipo ante grandes rivales. «Los chicos terminaron jugando en gran nivel y se obtuvieron resultados importantes. Si bien muchas veces no se pueden medir porque no terminamos ganando, el hecho de perder por tres puntos contra Obras o en la última pelota con Ferro o AFALP (la final) demuestra que estuvimos a la altura. Tenemos que valorar todo el proceso realizado».

La categoría U17 o cadete de Ramos fue una de las más destacadas del año y aportó muchos jugadores a otros niveles, como los U19 y la Primera División. Alejo Delgado, uno de los líderes del equipo, integra el plantel profesional del Torneo Federal y fue el mayor asistidor del Campeonato Argentino representando a su provincia, San Luis. El otro base, Facundo Álvarez, participó del seleccionado de FeBAMBA hasta el último corte previo al torneo e integró el plantel de la Primera División junto con Emiliano Leal, Mateo Masci, Matías Scorini, Martín GiampretuzziFacundo Canovas y Marcos Martínez Alcalde, quien también juega el 3×3 del Torneo Federal con el Rancho. Demian Sierra, Ezequiel Abraham, Julián Savarin y Michael Morresi completaron el plantel subcampeón. Además de Julieta Battaglino, quien estuvo en la preparación física.

«El equipo llegó a donde está justamente por eso: porque fue un equipo. No había individualidades sino que todos dejaban las cosas de lado por el bien común. Los chicos lo entendieron rápidamente y se notaba en los partidos cómo eran solidarios, cómo defendían o atacaban y cuando un jugador no estaba en su día aparecía otro del banco y generaba para el grupo. Lo fuerte de este grupo fue tener la noción de que el equipo está por encima de todo y gracias a ese espíritu se llegó tan lejos», sintetizó Nahuel.

Por último, el DT coincide en que todos los jugadores evolucionaron mucho y tienen más por crecer. «Fue un gusto haberlos dirigido y realmente lo disfruté. Entregaron el cien por ciento, siempre estuvieron muy bien predispuestos y eso hizo que elevaran su nivel al máximo».