Ramos sufrió pero ganó otro clásico ante Porteño

Se fue el tercer clásico de la temporada entre Ramos y Estudiantil Porteño y el puntero de la División Metropolitana del Torneo Federal terminó festejando en casa ajena un triunfo con angustia por 89-87 en el cual los tiros libres del final tomaron protagonismo.

El Rancho, que siempre estuvo al frente en el marcador y en el tercer período sacó una diferencia de 17 puntos (53-36), sufrió una ráfaga anotadora de Porteño en la segunda mitad. El dueño de casa estuvo muy cerca de dar el batacazo de la fecha, pero la experiencia inclinó la balanza en favor de Ramos.

Ignacio Spagnuolo fue la gran figura de la noche con 26 puntos. El escolta de Porteño también fue el protagonista del cierre: tuvo en dos ocasiones la chance de fallar el segundo libre para buscar el rebote de ataque salvador que empatara el partido, pero increíblemente le erró al cilindro y le dio la posesión a Ramos, que pudo cerrar el juego.

En el ganador volvió a sobresalir Juani Catalano (19 puntos y 8 rebotes) y Sebastián Sevegnani aportó otros 19 tantos con un 66% de efectividad en tiros de campo.

Lo que parecía una noche tranquila para Ramos estuvo cerca de ser una pesadilla. El equipo de Marcelo Travnik dominó las acciones como en casi todos los partidos que disputó. Tomó una distancia de diez puntos en el primer cuarto con triples de Sevegnani, Facundo López Banegas (7) y Diego García (13) mientras Porteño amenazaba con el tiro externo de Alejo Toledo (17).

Un buen ingreso de Raúl Salvatierra (10+7) en el segundo parcial, más un torbellino de puntos de Catalano amplió a 16 (36-51) la brecha en el gimnasio de la calle Barcala. El público de Ramos celebraba en sus tribunas lo que parecía ser otra clara victoria en el duelo barrial. Sin embargo, Porteño infló el pecho, afinó la puntería y se despertó con un parcial de 11-0 (49-55) en la mitad del tercer cuarto con bombas de Guillermo Crespo y Spagnuolo.

En un momento de tensión para la visita, Santiago Yaskulka convirtió un celebrado triple sobre el cierre del tercer capítulo y Ramos volvió a respirar yéndose 65-56 arriba al último cuarto. Allí Porteño comenzó a crecer defendiendo duro y atacando el aro, siempre de la mano de Spagnuolo o Ignacio Siniuk. Los más jóvenes se pusieron el equipo al hombro para intentar dar el golpe ante el líder de la zona y casi lo consiguen.

El partido entró en el terreno de lo impredecible. Con gran clima en las tribunas, protestas a la dupla arbitral y algunas faltas técnicas de por medio, Porteño llegó al empate en 83 con 1’26» por jugar gracias a una corrida de 7-0 con un triple de Toledo y una bandeja de Siniuk. Ramos convirtió los libres posteriores con Galo Terrera y Diego García, pero Gabriel Pires volvió a encender las ilusiones del local.

Con pocos segundos por jugar, los lanzamientos libres se tornaron el bien indispensable para conseguir la victoria. Sevegnani y García visitaron la línea: fallaron el primero y convirtieron el segundo para dejar a Ramos con diferencia de tres puntos. Porteño estaba obligado a meter un triple para forzar el suplementario. El Rancho cortó con falta a Spagnuolo para evitar la hazaña. La figura del partido tomó la bola y marcó el primero, por lo que debía hacer rebotar la pelota en el aro para el cachetazo salvador de algún compañero. Nada de esto ocurrió porque la naranja fue directo al tablero y automáticamente fue reposición lateral para su rival. Esta acción se vio por duplicado y el puntero se quedó con el clásico por tercera vez en la temporada.

Síntesis:

Estudiantil Porteño (87): Juan Dameli 6, Alejo Toledo (x) 19, Ignacio Spagnuolo 26, Guillermo Crespo (C) (x) 14 y Gabriel Pires 8 (FI); Ignacio Siniuk (x) 10, Rafael Rugado 2, Esteban Belloni 2 y Santino Di Doménico. DT: Daniel Piputo.

Ramos Mejía LTC (89): Facundo López Banegas 7, Diego García 13, Juan Ignacio Catalano (C) 19, Sebastián Sevegnani 19 y Federico Glinberg 8 (FI); Raúl Salvatierra 10, Galo Terrera 6, Patricio Piñero 2, Hernán Losito 2 y Santiago Yaskulka 3. DT: Marcelo Travnik.

Parciales: 15-22 / 18-23 (43-55) / 23-20 (66-75) / 31-24 (87-89).

Árbitros: Rodolfo Gurman y Cristian Colombatti.

Estadio: Estudiantil Porteño.